Misión y Visión

Visión del ISEAT

La visión del ISEAT se enmarca en la construcción de una sociedad diferente, de iglesias renovadas y de personas transformadas.

Una Bolivia en la que todas y todos quepan, incluida la naturaleza
La Bolivia por la que apostamos implica:
• Una sociedad respetuosa de la vida bajo todas sus formas y respetuosa de la biodiversidad.
• Un país que ejerza una auténtica soberanía sobre sus recursos naturales, económicos y culturales.
• Una sociedad incluyente y democrática.
• Una economía equitativa y solidaria.
• Un Estado en el que las diversas culturas se articulen en un proyecto nacional verdaderamente participativo y en el que las diferencias sean fuente de aportes mutuos y no de discriminaciones ni de exclusiones.
• Una sociedad en la que las diferencias de género sean fuente de respeto y de reconocimiento mutuo y no de desigualdades.

Unas iglesias al servicio del Reino
Nos definimos como actores de iglesias:
• Respetuosas de todas las expresiones religiosas que defiendan la vida y su dignidad, particularmente de las religiones originarias.
• Abiertas al diálogo ecuménico e interreligioso.
• Al servicio de la transformación y renovación de este mundo hacia el Reino de Dios manifestado por Jesús, el carpintero de Nazaret.
• Decididas a redefinir los roles de varones y mujeres en la perspectiva de una justicia de género.
• No centradas en su poder, organización o doctrina particular.
• Que tomen en serio el mandato evangélico del sacerdocio universal de las y los creyentes (I Pedro 2: 9-10).

Unas personas transformadas
Creemos que la persona que vive su fe cristiana es una persona transformada y transformándose permanentemente en sus valores, en sus relaciones y en su espiritualidad. Esa vivencia, fruto de la gracia, implica un comportamiento diferente a los valores dominantes. Implica el amor a sí mismo, al otro y a Dios entendido como servicio, ternura, solidaridad, apertura de espíritu; incluye todos los valores encarnados en la vida y en la práctica de Jesús.
Esta vivencia a se encuentra siempre dispuesta a descubrir la significación y el valor propio de las experiencias de fe de otras culturas y religiones.

Misión del ISEAT
El ISEAT se suma a la búsqueda y a la construcción de una sociedad más justa y más incluyente a partir de una intervención educativa en el campo religioso. Aporta específicamente en la producción teológica y en la formación de líderes cristianos, quienes, gracias a su preparación y a su vocación de servicio, se manifiesten como testigos del Reino de Dios en sus iglesias, comunidades y movimientos sociales.

La Misión del ISEAT incluye diferentes ejes de acción que determinan sus programas de formación.

Misión educativa
La misión educativa del ISEAT se realiza mediante diversas modalidades y a través de una educación teológica diversificada.

El ISEAT ofrece una educación descentralizada tomando en cuenta regiones y contextos culturales distintos y proyectándose más allá de las fronteras del país. Nuestra misión consiste en ofrecer una educación asequible a todos los sectores sociales y eclesiales que se establece como referencia para otras ofertas.

Misión teológica
El ISEAT intenta recoger la tradición cristiana universal reinterpretándola desde las raíces culturales y religiosas de nuestros pueblos latinoamericanos y especialmente bolivianos.

La formación teológica apunta al ejercicio de cualesquiera de los ministerios cristianos: de mujeres y varones; pastores, catequistas y educadores cristianos; teólogos, promotores sociales y culturales.

Nuestro quehacer teológico lleva a un equilibrio entre el compromiso social, la pastoral y la investigación que capacite en la búsqueda de una teología contextualizada y un verdadero diálogo interreligioso.

La misión teológica del ISEAT se traduce en una producción teológica que se proyecta a nivel cultural y social más allá de sus destinatarias y destinatarios directos e indirectos.

Misión ecuménica, intercultural, en perspectiva de género y respetuosa del medio ambiente
La formación teológica en el ISEAT está ligada a la búsqueda de una espiritualidad marcada por la apertura a la diversidad y al respeto por las diferencias religiosas y culturales.

La misión ecuménica del ISEAT incorpora una dimensión interreligiosa. La riqueza de religiones, mitos, ritos y símbolos que sustentan nuestra vivencia y nuestras expresiones religiosas desafía y enriquece la teología y el ecumenismo.

El ISEAT se inscribe en la búsqueda y la lucha por relaciones de equidad entre los géneros, tanto en la sociedad como en las iglesias y los movimientos sociales. Incentiva la equidad de género en su estructura, en sus estudiantes y en todos sus recursos humanos (docentes, personal de apoyo). Integra en sus programas de formación teológica, la perspectiva de género como búsqueda de un cambio de pensamiento y de actitudes. Incentiva la formación teológica de las mujeres.

El ISEAT apuesta por el respeto a toda forma de vida, por ello a la convivencia armónica con el medio ambiente natural, amenazado hoy por la lógica destructiva de una economía de mercado que explota los recursos naturales para acrecentar ganancias. El ISEAT se solidariza con la madre tierra.

Misión pública y organizativa
La Misión del ISEAT implica una intervención pública abierta y pluralista mediante todas las formas de comunicación a nuestro alcance. Se relaciona con iglesias, comunidades cristianas, movimientos sociales, organizaciones no gubernamentales y con todos los sectores interesados en la reflexión sobre el campo religioso a partir de sus propias prácticas.

En el ámbito interno, la Misión del ISEAT conlleva una gestión institucional democrática y participativa con representación de las y los actores en los diferentes espacios de decisión.

La Misión del ISEAT se sintetiza en nuestro lema:
Educar en la fe desde la diversidad para una sociedad y una iglesia incluyentes.